¿Una tortuga como mascota? cuidados…

 Tener una tortuga como mascota ya se ha vuelto bastante común. La misma ha pasado a ser uno de los clásicos animales que viven con nosotros en nuestro hogar. Además, la tortuga no es una mascota que requiera de tantos cuidados y mantenimiento. 

¿Una tortuga como mascota? cuidados…

tortuga como mascota cuidados

Sin embargo, ya no son aquellos animales que dejabamos en el jardín para que así se ocuparan de ellos mismos, estos reptiles si necesitarán de algunos cuidados básicos, como los que ofrecemos a cualquier animal doméstico. Entre ellos, un alojamiento con las determinadas características necesarias, una alimentación nutrida y hasta a veces darles la posibilidad de reproducirse.

Hay algunas especies de tortugas que son protegidas por la ley para que no se lleve a cabo su captura, de modo que las mismas continúen poblando el planeta. Pero dentro de las que podemos llevar a nuestro hogar, están la tortuga de patas rojas, la tortuga de patas amarillas y las tortugas de caja, las cuales podemos comprar en tiendas de mascotas o especializadas.

A la hora de tener en cuenta algunos consejos y cuidados a seguir para mantener sana y saludable a nuestra tortuga, su alojamiento será uno de los aspectos más importantes para ello. Una de las opciones son los terrarios, pero para que los mismos resulten de agrado a nuestra tortuga, deberán ser amoldados considerando el tamaño del animal que vivirá en el mismo. Deberemos considerar, además, que el recipiente en el que alojemos a la tortuga sea lo suficientemente alto, de modo que evite las corrientes de aire. En el fondo de este recipiente, cubriremos el piso con una capa de gravilla gruesa, rocas redondas y ramas secas. Dentro del mismo colocaremos también un recipiente para comida y agua, y también, un refugio en el que puedan resguardarse ante los cambios de temperatura e hibernación. Y finalmente, el lugar en el que vayamos a colocar el hogar de nuestra tortuga, deberá ser calefaccionado y al mismo tiempo iluminado. De todos modos, siempre será saludable para la tortuga que, de vez en cuando, la saquemos al aire libre.

A la hora de alimentar a nuestra tortuga, hay diversos alimentos con los que podremos hacerlo, ya que estas comen todo tipo de verduras y frutas, tales como lechuga, tomate, zanahorias, ciruelas, fresas y demás. Se les puede dar también un poco de carne a fin de completar su dieta, como carne picada, comida para perros, o insectos y caracoles. También, es bueno para las mismas consumir calcio.

Si se decide darles la oportunidad de reproducción, deberemos esperar a la primavera, que es cuando los machos pelean por una hembra. Luego de dos meses de su apareamiento, nacerán pequeñas tortugas de entre seis y diez huevos.

Artículo Anterior Artículo Siguiente