Los gatos también sufren de ansiedad cuando se van sus dueños

 

Los gatos también sufren de ansiedad cuando se van sus dueños

Cuando elegimos un gato como mascota, solemos pensar que esté es ajeno a todo aquello que pase en su entorno y no es así. Ellos sufren de los cambios y de las ausencias como cualquier otro animal y si no estamos atentos a ellos generaremos grandes inseguridades en nuestra mascota.

Cuando nos vamos de manera abrupta, el gato suele sentir que lo abandonamos y esto no debe ser así, debemos comportarnos de una manera que él pueda entender de que no lo abandonaremos.

Las señales de ansiedad de un gato las podremos ver manifestadas en tanto notemos cambios de conducta. Esto se puede ver en la baja del apetito, estado de ánimo cabizbajo, poco atento y apático. Como también, demuestran que quiere que no te vayas orinando la casa cuando llegas, suelen pegar arañazos a todo lo que encuentren en la casa y presentan maullidos permanentes.

Debes observar bien a tu gato, para cuando hagas la consulta con su veterinario él pueda darle un tratamiento adecuado para el estado de ansiedad que padece. Si este fuera de maullar cambios en el apetito y orinar en lugares, sería algo leve que se soluciona con el uso de las flores de Bach. Si este tuviera un estado que fuera violento con si mismo, o sea que la ansiedad ya le afectara a su salud, diarrea, vómitos y aparte fuera agresivo con los demás, la medicación a aplicar sería otra.

Es bueno que de cachorros pasen por un entrenamiento para que se adapten a que pueden estar un rato sin nosotros, si nos vamos a ir de la casa no tengamos contacto con él por lo menos 1 hora antes de irnos, porque el estar jugando e irnos de repente, suele ser algo muy abrupto para el gato y se hace poco entendible dentro de su razonamiento.

Es sano hacer que el gato juegue y sociabilice con las personas que suelen ir a la casa, porque estos quizás lo cuiden alguna vez. También es importante que le dejemos algo para que se entretenga, una radio, una tele, acceso a ver para la calle, etc. Y cuando lleguemos siempre hagámosle un regalo o tengamos un juguete el cual le guste mucho, será una grata sorpresa para él.

Artículo Anterior Artículo Siguiente