El gato, un cazador incansable

El gato, un cazador incansable


 Una de las cosas más importantes al momento de tener una mascota, es saber que tipo de comportamiento pueden llegar a tener. Uno de los animales más elegidos como mascota suele ser el gato, este suele presentar un comportamiento muy inteligente, suele actuar de manera independiente. Una de las características más importantes de los felinos, es que son unos incansables cazadores de roedores y de aves pequeñas.

Una de las situaciones más comunes cuando tenemos un gato en casa, es que estos nos dejen alguna de sus presas en alguna parte de la casa en donde sea transitable y vea a los habitantes. Ellos no lo hacen con mala intención sino que todo lo contrario, aunque los seres humanos reaccionen de manera negativa esto tiene fines positivos.

Cuando encontramos alguno de los animales que ha cazado nuestro gato, solemos reprenderlo de manera muy fuerte, y con eso no conseguiremos nada, solamente confundir a este animal, ya que para él esta actitud no tiene nada de malo, sino que lo hacen por nuestro bien.

La causa de esta actitud recae en que él se da cuenta que los habitantes de su casa no ejercen la practica de la caza, la cual tiene incorporada como una acción vital. Al ver esto, el interpreta que no la realizan por no saber como hacerla, entonces lo que hace al llevarnos una presa muerta, es hacer lo mismo que haría para enseñarle a cazar a un cachorro. El proceso presenta diferentes partes, primero se le acerca una presa muerta para que el cachorro se acostumbre a la presencia de esto, luego se le acerca una presa débil y moribunda para que la pueda cazar y por último cuando vea que puede con esa acción, lo dejará cazar a la presa que más le plazca.

Entonces a partir de esto debemos saber que el fin de que nuestro gato cuando nos deja un animal muerto a nuestros pies, es porque nos quiere enseñar a ser tan buenos cazadores como lo son ellos. Si lo que nos molesta es que nos deje esos animales en la casa, debemos de enseñarle a que las deje en otro lado o de que no lo haga más, pero esto debe ser con una metodología que no sea la del castigo y la del enojo, recuerden que su fin es bueno.

Artículo Anterior Artículo Siguiente