El conejo como nuevo integrante en la familia

El conejo comenzó siendo considerado un animal salvaje y utilizado para consumos varios, pero desde hace no mucho, el mismo empezó también a tomar parte como integrante en nuestros hogares. Estos pequeños animales se volverán, además, parte de nuestras vidas.

El conejo como nuevo integrante en la familia


Como nuestras mascotas, los conejos, tendrán como su hogar la jaula o espacios en los que más acostumbren estar, los cuales defenderán y serán además perfectamente delimitados por los mismos. Como ya hemos mencionado, su alojamiento pueden ser tanto jaulas de alambre como casillas de madera, teniendo en cuenta el tamaño del conejo y que estas sean de buena calidad. Luego, para las mismas, se recomienda una ubicación lo suficientemente ventilada, pero siempre controlando que el animal no esté expuesto a altas temperaturas, ya que no las soportan.

El conejo necesitará también de ciertos cuidados diarios, como habrá que asegurarse de que beban el agua suficiente y coman sus alimentos, se deberán revisar sus dientes a diario los cuales deberán mantenerse firmes y saludables, debe controlarse además que no tengan pulgas o piojos, y demás en caso de detectar cualquier anormalidad.

Los conejos son animales herbívoros en los cuales sus procesos digestivos hacen que los mismos necesiten de una alimentación muy especial, y la misma está compuesta por diversos vegetales. Estos hervíboros necesitan comer de a ratos muy cortos para que el tránsito de alimento se mantenga, es por ello que ingieren pequeñas cantidades cada vez que se alimentan. Su dieta deberá contener gran cantidad de celulosa pero no demasiados azúcares simples o almidón, que rápidamente podrán fermentar en su lento tránsito intestinal.

Los componentes principales que deberán estar en la dieta de un conejo son agua, entre 3 y 5 litros al menos; forraje seco, que será el componente principal de la dieta; alimentos concentrados, que se le deberán dar sólo en cantidades mínimas y triturados; y alimentos verdes, que pueden llegar a constituir hasta el 45% de la dieta pero habrá que ir acostumbrando poco a poco al animal.

Artículo Anterior Artículo Siguiente