Cuidado de los hámsters

 

Cuidado de los hámsters

Los hámsters son roedores que pueden ser fácilmente adoptados como mascotas. Tienen algunas ventajas importantes: en primer lugar son de tamaño pequeño, por lo tanto pueden tenerse en hogares que no disponen de grandes superficies para las mascotas; en segundo lugar no exigen un cuidado muy especial, aunque son animales delicados y en tercer lugar su limpieza y alimentación es sencilla. Además pueden ser mascotas de hogares con niños, ya que si se sabe cómo tratarlos no suelen ser agresivos. Son animalitos bastante silenciosos.

Como desventaja son animalitos que suelen dormir mucho y la mayoría tiene hábitos nocturnos, por lo tanto su período de mayor vivacidad es en el momento en que menos los vemos. Por otro lado su expectativa de vida es relativamente corta, en general viven aproximadamente unos tres años, dependiendo del tipo de hámster de que se trate; por lo tanto, en hogares con niños, puede suceder que estos se encariñen con la mascota y sufran si tienen que verlo morir.

Son, además, mascotas bastante solitarias. Si bien disfrutan de la compañía de otros animales de su especie, conviene ponerlos en jaulas distintas, ya que como son muy territoriales, pueden agredirse y en caso de que se trate de machos y hembras se reproducen muy fácilmente y a una velocidad asombrosa.

Los cuidados esenciales para ellos son: proporcionarles un hábitat adecuado, en general una jaula con un piso de viruta de madera y barrotes para que pueda ver hacia fuera, además de un expendedor de agua alcanzan como elementos mínimos para que se sientan cómodos. Se les puede agregar algunos juegos, por ejemplo una rueda, para que puedan ejercitarse y también una madera para que puedan roer, ya que eso les permite ir desgastando sus dientes. La viruta conviene que les cambie una vez al día.

Otro elemento esencial es proporcionarles una buena alimentación; existen en plaza diversos alimentos balanceados, que ya tienen entre sus elementos los requeridos para que se conserven sanos. También se les puede agregar algunas frutas y vegetales. Nunca darles alimentos con azúcar porque les hace mal.

Un indicio de que están sanos es su actividad; si se muestran curiosos y dinámicos es un buen síntoma de buena salud. Otro signo es que su pelaje esté sano y brilloso.



Artículo Anterior Artículo Siguiente