Conociendo más sobre el Field spaniel

 

Field spaniel

Inglaterra es el país de origen de muchas de las razas más importantes del mundo, así es el caso de Field Spaniel que tuvo sus orígenes a principios del siglo XIX, casi simultáneamente con su pariente el English Cocker Spaniel. Las diferencias entre ambos casi no existen sino que es un tema de proporción, ya que las razas utilizadas para lograr el Field son de porte mayor a las de la que se usaron para el cocker.

Para finales del siglo XIX, estaban entrando armas mucho más tecnológicas a Inglaterra, lo que hizo disminuir el uso de animales para cazar, por ende la raza Field Spaniel comienza a desaparecer, pero un criadero se resiste a la idea, y mediante la cruza del Springer Spaniel y otro, logran mantener la raza casi idéntica.

A principios del siglo XX entran a Norteamérica algunos ejemplares de esta raza, la cual se hace conocida en un circulo de personas que compartían un hobby en común, la caza. Por ello esta raza se hizo medianamente popular en este continente, de todos modos no es usual encontrarse con muchos perros de la raza Field Spaniel.

Conociendo más sobre el Field spaniel
 Field spaniel

Si hablamos de las características físicas de esta raza podremos decir que, es un perro de talla media que puede llega r a alcanzar los 48 centímetros de altura y a pesar unos 25 kilos. Su cuerpo se conforma por un tronco alargado, orejas largas, presenta un pelaje liso en todo el cuerpo incluidas las orejas. El pelaje del Field Spaniel suele presentarse de color marrón oscuro pero muchas veces también se lo encuentra en negro.

En tanto a la personalidad de esta raza es necesario saber que es un pero muy activo, curioso y presenta un gran nivel de ansiedad, el cual debe ser saciado con una gran rutina de ejercicio, tiene un humor estable y es muy cariñoso con las personas de la casa, no tanto con las personas que sean ajenas a ella.

Si se considera tener un Field Spaniel como mascota es bueno saber que no precisa cuidados muy detallistas, sino que hay que prestar atención a su pelaje principalmente, ya que hay que recortarlo cada 2 meses y hay que cepillarlo semanalmente. Revisar sus rejas a diario y limpiarlas evitará que sufra de cualquier patología infecciosa.

Artículo Anterior Artículo Siguiente