Conejos que conviven con gatos o perros en un mismo hogar

 

convivencia mascotas

En muchas casas se suelen encontrar varios tipos de mascotas conviviendo, pero para que esto no sea un caos hay que conocer bien las características de ambos y que es lo que los diferencia y que es lo que los iguala. Es posible llevar la armonía en el hogar cuando se conoce bien las características de nuestras mascotas. Lo más común es tener un perro o un gato y muchas veces solemos conmovernos con la ternura de un pequeño conejo el cual lo sumamos a nuestra trouppe de mascotas.

Cuando tenemos un perro y llevamos un conejo a la casa, la convivencia puede ser muy buena siempre y cuando cumplamos con ciertos pasos como es el de poner al conejo en una jaula, hasta que el perro se acostumbre a verlo y sepa que es un miembro más de la familia.

Conejos que conviven con gatos o perros en un mismo hogar


La motivación del perro para que trate bien a esta nueva mascota es muy importante, porque primeramente no se sentirá desplazado ante la nueva aparición de un miembro en el hogar, y segundo porque aprenderá como debe tratar al conejo para que exista armonía en la convivencia. Si este hace algún gesto de cariño para con el conejo es importante premiarlo para que lo vuelva a repetir, si de lo contrario se encuentra con una actitud rebelde es importante que lleve collar para poder sostenerlo inmediatamente que lo encontremos infraganti.

Cuando veas que el perro está aprendiendo a como convivir con el conejo o por el contrario se muestra amable desde un principio, suelta al conejo de la jaula y observa como actúa para ver si están o no preparados para compartir espacios.

En cuanto a los gatos, la convencía con los conejos suele ser un poco difícil en principio, debido a que los conejos suelen atacar a los gatos hasta que sienta que el gato no va a atacarlo a él, cuando vea que el gato respeta su espacio, este dejará de estar a la defensiva.

Conejos que conviven con gatos


Muchos conejos suelen ser más nerviosos que otros y se muestran con miedo ante la presencia de un gato y suelen escaparse, y los gatos interpretan esta actitud como una actitud de presa-caza. Cuando el conejo se muestre de esta manera lo recomendable es mantenerlo en la jaula hasta que se acostumbre a la presencia del gato y no le tema.

Luego de pasar estas dos etapas considera soltar al conejo de la jaula y observar bien la interacción entre él y el gato, si el gato no toma ninguna actitud violenta para con el conejo, considera que ambos ya están listos para convivir en paz y armonía.

Artículo Anterior Artículo Siguiente